lunes, 27 de abril de 2015

Chouquettes con mousse de chocolate, nata y sirope

Bueno, recordadme un poco como siempre fui, no he recortado la foto por donde debía...
Visto que este blog está en estado comatoso, vamos a dejar algo bonito, para que si venís y no estoy,  me recordéis como lo que nunca fui.

De hecho, creo que voy a fechar esta entrada como 01/01/2050, para que, incluso si sigo publicando, esto sea lo primero que veáis al llegar a casa...

Con recetas como estas me siento taaaaaaaan Rachel Khoo, tan little Paris kitchen, taaaaaaaan Pierre Hermé, tan tarde de domingo y tan todo.

Por supuesto, ocasiones como estas merecen que saque mi gran caja. La caja.
Y un recordatorio, cada tanda de chouquettes que vayáis horneando, necesitará menos tiempo o temperatura, porque el horno se habrá calentado como un tiro.
Al menos, el mío.
Vamos, que menos mal que en la última van menos de diez piezas, porque salieron más bien bronceaditas.

Por supuesto, podéis intentar hacer las chouquettes más cuquis, ¡¡pero bastante tuve con ser capaz de formar nada con una manga pastelera!!

Las recetas, tanto de la mousse de chocolate como de las chouquettes son de Mais pourquioi est-ce que je vous raconte ça. Es más rápido decir Dorian cuisine, pero no queda taaaaaaaaaaan tremendamente chachi.

Sí, os sorprenderá que para hacer esta receta haya sido infiel (a la vez) a David Lebovitz y Rachel Khoo, pero si fisgáis un poco en Mais pourquoi, comprenderéis por qué!!
Y sí, me vine tan arriba de lo bien que me quedó todo, que me lie la manta a la cabeza (!!??) y monté nata. Me vine tan arriba que preparé preparé mi sirope de cilantro y canela.

[Sí, quiero decir que herví agua y sumergí en ella el bote de sirope para que se ablandase]

Si lo de veniros arriba es quedaros cortos, podéis meter la nata montada en una manga, con la idea de hacer algo precioso, y luego formar un churro indecente en el cuenquito.
Sí, mi nata parece de bote, pero eso lo hice yo solita, lo monté yo, lo enmangué yo, y yo hice esa decoración, digna de una pareja de artistas como nosotros somos.

Os prometo una merienda de domingo (o de lo que queráis) super chachi. Mojar las bolitas en mousse, o rellenarlas con nata, o comerlas tal cual... Y no dejar que lleguen al lunes (o a lo que caiga mañana).

Chouquettes con mousse de chocolate, nata y sirope
Ingredientes:
Para 35-40 chouquettes...
- 60 ml (1/4 de taza) de leche
- 65 ml (1/4 de taza + 1 cucharadita) de agua
- 45 g de mantequilla
- 5 g de azúcar
- 1 pizca de sal
- 75 g de harina
- 2 huevos
- Azúcar gordito
Para 3-5 raciones de mousse de chocolate...
- 120 g de chocolate (tocó Jivara)
- 2 yemas
- 3 claras
- 30 g de mantequilla
- 30 g de azúcar
Y si todo sale bien...
- No sé cuánta nata de montar muy fría
- Algo de azúcar blanco
- Un montón de sirope de chocolate con cilantro y canela
- Saltitos de pava (si sois vergonzosos, vale con que sean de alegría) y grititos de euforia (lo mismo)

Preparación:
A por la choux...
1) Poner en un cazo la leche, agua, mantequilla, sal y azúcar y llevar a ebullición.
2) Sacar del fuego, añadir de una vez la harina y mezclar bien con unaa cuchara de madera hast que sea homogéneo y se separe de las paredes.
3) Volver a poner al fuego, a temperatura media-baja y cocinar un par de minutos, sin dejar de remover, hasta que se seque la masa.
4) Sacar del fuego, esperar unos minutitos para que enfríe un pelín, y luego añadir, sin dejar de remover, los huevos, de uno en uno.
Esto se puede hacer sin problema con la cuchara de madera.
5) Meter en la manga (sí, yo también), formar bolitas en una bandeja de horno cubierta con papel.
Luego podemos mojarnos el dedido y con él bajar la puntita que pueda haber quedado, o arreglar estropicios varios (como mínimo, intentarlo).
Echar por encima las bolitas de azúcar.
6) Hornear a 180º durante 15 minutos, abrir la puerta del horno, cerrar rápidamente, y hornear 5-10 minutos más.
Aunque mi tiempo de horneado fue de 20-25 minutos, Dorian propone 25-30 y es en el minuto 20 en el que abre la puerta del horno.
Templar o enfriar (esto segundo no es necesario) en una rejilla y servir.
Toca chocolate...
1) Derretir en un cazo (o al baño maría) la mantequilla y chocolate a fuego bajito.
Enfriar un poco.
2) Montar las claras hasta que estén bien firmes con el azúcar, que añadiremos ya al final, y sin parar el robot.
3) Incorporar las yemas al chocolate.
Luego añadir parte de las claras y batir sin cuidado.
Ahora el resto de las claras, con movimientos suaves y envolventes, con espátula, para no cargarnos el aire.
4) Echar en vasitos y refrigerar al menos 2 horas.
Y si nos hemos venido arriba...
1) Montar la nata con el azúcar.
Si nos hemos venido muy muy arriba, metemos en una manga y hacemos como que lo ponemos bonito en un plato (la idea es que no parezca nata de bote, como sucede en mi caso).
Refrigeramos hasta usar.
2) Ya solo toca buscar cuencos bonitos y servir las chouquettes acompañadas de mousse, nata y sirope, y con un cuchillito para poder abrir y rellenar.
Hace justo un añito:
¿Y hace dos? ¡Qué pesada!

Eso sí que es ser pesada, las reliquias de hace tres años Bizcocho indecente de calabaza
Parece mentira, pero ya van cuatro... Muffins de Bailey's con ositos perjudicados

21 comentarios:

  1. Ficaram tão lindos assim pequeninos, acompanhados coma mousse de chocolate ficam com certeza uma maravilha
    Boa semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Sao, es genial hacerlos pequeñitos, así vas picoteando ;)

      Un besito!!

      Eliminar
  2. Ya que te salen tan bien, quedamos para el sábado y voy buscando billetes de avion?? :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, el pasado no estaba, y este tampoco, pero para el siguiente al siguiente, si te apuntas, ¡¡os recibo con una buena bandeja!!

      Eliminar
  3. Virgensanta Paula, así es fácil perdonar que nos dejes huérfanos tantas semanas! Menudo recetón (a base de varias recetazas), y eso que los chouquettes no son mi dulce predilecto, a priori, pero el bocado tiene una pinta!! Tengo que empezar a hacerlos yo en casa, seguro que me quito el mal recuerdo de unos malísimos que comí hace tiempo. Y con esa mousse, y con nata, y con sirope... decadente total!

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana!!!! Jo, tenemos que hablar (pero de verdad), eh!!!

      Pues están muy ricos ;) Sé que, de por sí, no es una masa con un gran sabor, pero bien acompañada...

      Y sí, el problema muchas veces está en haberlos comido de esos que sirven descongelados (en el mejor de los casos, cuando no te los ponen semi-descongelados), así que anímate, hazlos en el formato que más te gusten, y verás cómo se te pasa. Además, lo bueno es que al ser la masa tan ligera, el relleno puede ser un poco más pesado y no es como tomar un engrudón de masa.

      Un besito, Liliana!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  4. ¡¡¡¡Nooooo!!! Tus hamburguesas y yo ya éramos amigas, de hecho ahora pasaba a saludarlas y que me contaran qué tal les iba el día. Y ahora voy, entro en tu blog y veo que ya no están ahí, esperando, porque las has desterrado (T_T). Bueno, vale, hay que decir que las chouquettes ganan por goleada (que soy yo más golosa que el niño del Kinder), pero aún así ahora hablaré con las hamburguesas y les diré que no se preocupen que todos las seguimos queriendo (mientras me copio por detrás la receta de las chouquettes). Besooos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jolín, Silvia, saco la artillería más pesada de mi cocina, y me dices eso, jajajajajaja
      Menos mal que lo has arreglado, porque es cierto, las chouquettes ganan por goleada!! :D :D :D

      Pero de todos modos, podemos seguir pinchando de las hamburguesas, que no les hará mal :P Y a nosotras tampoco :P

      Si pruebas las chouquettes, ¡cuéntamelo por fa!

      Un besito, Silvia!!

      Eliminar
  5. Me asalta una pregunta que me veo obligado a hacerte: ¿te has hecho parte de una secta en la que te han lavado el cerebro y han "re-moldeado" tu personalidad? Es que esto no parece tuyo, tan cuqui, tan de bloj de cocina de los de verdad. No de los buenos, de esos que a mí me gustan, los de andar por casa (que conste que es un halago).
    No, no voy a decir que el Táster lo ha hecho todo, incluso escribir. Voy a confiar en ti, por una vez y sin que sirva de precedente :-)

    P.D.: las cucharas monísimas, con ese dónut de chocolate en la punta... tu padre tiene un gusto exquisito
    P.P.D.: ¿Y qué decir del mantel y de la mini-cazuela? Creo que todo este tiempo has estado por ahí buscando menaje del hogar. Sí, no eres la de siempre
    P.P.P.D.: si le hago esto al BambiEnamorado se me muere de la emoción. Si con la tortilla de patatas alucina, imagínate con unas "chouquettes" :-))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios, mi mayor alivio tras publicar es confirmar que sigues vivo. Desde que has abandonado tu blog expat, una nunca sabe...

      El postre, incluidas nata y manga pastelera (sin segundas, es que suele ser trabajo del taster), es totalmente mío. Cuando llegó, todo estaba ya hecho. 100% mío. Palabrita.

      Yo soy muy cuqui por dentro, autoestopista, lo que pasa es que mis manos se niegan a representarlo.
      De todos modos, no temas tanto como hago yo por ti, no te has detenido bien, pero tenemos las pruebas de que soy yo.

      Prueba 1: El recorte de tela azul sobre el mantel, ¡¡tenía que haber cortado la foto para que no se viera el salto de uno a otro!! (Ese pasotismo es mío)
      Prueba 2: La manera en que una nata montada en casa está dispuesta en su recipiente con el mismo arte y mala pinta que si fuera de bote. (Ese manejo tan horrible de la manga tiene que ser mío).
      Prueba 3: La mousse de chocolate en el ramekin. Alguien cuqui (como el taster) coge una servilletita de papel y limpia los reborditos, para que no esté todo guarro de chocolate. (Ese nivel de cerdismo es mío).

      Ahora que tú sabes que soy yo (aunque no si estoy viva) y yo sé que eres tú (y que estás vivo), todos tranquilos. ¿No?

      PD: Es que mi padre también es muy cuqui. Y él hasta sabe dibujar y hacer bricocuquicosas, no como yo!
      PPD: Vaya, autoestopista, ese menaje viene de la otra casa, exceptuando las cucharas de mi padre y la cazuelita de la nata, que viene de Finlandia.
      PPPD: Repito, la cazuelita gris viene de Finlandia.
      PPPPD: Hey, es el perfecto menú de un domingo, comer sentados en el suelo, modo picnic, pero sin hierba y bichos. Una tortillita de patata, y de remate, sacas las chouquettes con todo el acompañamiento y el Bambi se queda 'mueto'.
      PPPPPD: Ay Dios, que sigues vivo, ¡pero qué bien!

      Eliminar
    2. Sísísí sigo vivo. Y ve que tú también. De la que no sabemos si respira, o si tiene tiempo para respirar, es esa chica de allá arriba. Aunque ahora que ha salido el sol continuo para unos cuantos meses, me la imagino que no parará.
      P.D.: eso de que viene de la otra casa ¿es que te has mudado?
      P.P.D.: te habrás casado y todo, y por eso hablas bien del Táster
      P.P.P.D.: ya ves, estoy vivo y con Bambi :-)))))

      Eliminar
    3. Ahora sé que la de los nortes más nortes respira, porque lo he visto por ahí, del que no estoy segura, es de ti...

      PD: Sí, mudarme, me mudé. Hace más de un año y medio... :P
      PPD: No, gracias. Pero el anillo me lo pido...
      PPPD: Claro, y no sabemos nada, porque como ya no eres blojero...

      Eliminar
  6. vaya menuda delicia, conforme iba leyendo el post, se me iba cayendo la babilla, que rico!! Me quedo por tu cocina y te invito a pasar por mi blog que estoy de sorteo y me encantaría que participaras. besos!

    ResponderEliminar
  7. Pues preciosa, eso me parece vicio puro y duro, eh!! Muy bien que haces, que solo se vive una vez!
    Pintaza estas chouquettes! No me gusta el azucar perlado, lo confieso, pero bueno, las probaría encantada!
    ¿Cuándo nos vemos y nos contamos cositas? Has terminado con los exámenes?
    Cuentaaa!!
    Besotes, guapísima!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No te gusta ese azúcar? Bueno, siempre podemos hacer algunos desnuditos, con almendrita... ¡¡o con sombrerito!!

      Au, como cuando los post tienen cierta antigüedad no se publican automáticamente, lo acabo de ver, porque tengo que moderarlos, ¡¡¡¡no te lo tomes a mal!!!!

      Un beso!!!

      Eliminar
  8. Madre mia que receta de las de bandera querida amiga, y mas para las amantes del chocoloate como lo soy yo. te han quedado divinos. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María!!! Anímate, que a ti este postre te quedaría cuquísimo!! :P

      Un besito, guapa!!!

      Eliminar
  9. Tengo las perlas de azúcar compradas desde hace varios meses esperando a que me decida a hacer chouquettes... ¡Y no es por pereza!
    Me encanta la foto de la chouquette sobre la cuchara de mousse de chocolate. ¡Cuanto equilibrio! ;-)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no es por pereza, ¡¡tiene que ser por miedo!! Porque cuando las haces un domingo, no sabes si serás capaz de parar, pasa como las madeleines, que te sientes en un mundo perfecto cuando las horneas una mañana de domingo, jajajjaa

      Mérito del taster, pues él aguanta la cuchara y él hace la foto (porque yo no tengo pulso y porque yo no hago fotos ni medio decentes). Pero bueno, si hablamos del equilibrio chocolate-choux, que también cuenta, ese es mío!! :P

      Un saludito, Damián!!!

      Eliminar

¡¡Hola!! ¡¡Gracias por tu visita!!
Si tienes alguna crítica, observación o consulta, me encantaría que me lo comentases ;)
También acepto halagos y peloteos (trata de que no sea muy descarado, ¡¡así parecerá hasta de verdad!!).

¡Gracias!